Tengo una idea innovadora

¿Qué es una Idea Innovadora (I) ?

¿Te has despertado una noche a las 3 de la mañana con una idea innovadora que te hace levantarte y ponerte a buscar en internet si existe algo similar sobre la tierra o has solucionado ese problema que ha surgido en tu entorno mientras te duchabas? Ya tienes una parte importante del camino hecha, pero antes de abordar la planificación y su financiación con o sin ayudas, debes analizar qué es una idea innovadora y si puede ser clasificada como I+D (investigación y desarrollo) o Innovación (i).

Puedes creer que esta diferenciación puede ser una minucia comparado con lo que se te viene encima, pero en el momento de abordar todas las ventajas financieras y fiscales que puede ofrecerte la I+D+i, una de las dudas más recurrentes en el momento de definir un proyecto y sus posibilidades de financiación y ventajas fiscales es saber si es un proyecto de I+D (Investigación y Desarrollo) o i (innovación).

Las diferencias desde el punto de vista de financiación en herramientas como las de CDTI son significativas:

  • la I+D ofrece la posibilidad de financiar hasta el 85% de tu proyecto sin tener que devolver hasta un 30% de dicha financiación. No es una subvención para I+D al uso pero se acerca bastante en la práctica
  • sin embargo la Innovación rebaja esta no devolución de parte de la financiación hasta un margen del 2% al 5%.

Desde el punto de vista fiscal las deducciones por I+D+i también tienen sus diferencias:

  • una deducción del 42% del importe del proyecto en el primer año de aplicación de las deducciones y un rango de deducción del 25% al 42% en los periodos sucesivos si se realiza I+D
  • una deducción del 12% en cualquier periodo si se realiza innovación.

Como se puede observar las diferencias entre una calificación u otra tienen consecuencias importantes en nuestra cuenta de resultados y en nuestra tesorería, además de suponer una gran ventaja añadida a la financiación de nuestro proyecto.

Pero ¿qué condiciona que una idea innovadora sea I+D o innovación?. Vamos a ceñirnos a las definiciones clásicas:

Se considera INVESTIGACIÓN (I) a la indagación original planificada que persiga descubrir nuevos conocimientos y una superior comprensión en el ámbito científico y tecnológico, y DESARROLLO (D) a la aplicación de los resultados de la investigación o de cualquier otro tipo de conocimiento científico para la fabricación o mejora sustancial de nuevos materiales, productos o para el diseño de nuevos procesos o sistemas de producción. También se considerará actividad de INVESTIGACIÓN Y DEARROLLO la concepción de software avanzado, siempre que suponga un progreso científico o tecnológico significativo mediante el desarrollo de nuevos teoremas y algoritmos o mediante la creación de sistemas operativos y lenguajes nuevos.

Por otro lado

Se considera INNOVACIÓN TECNOLÓGICA (i) la actividad cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes, así como la creación de un primer prototipo no comercializable. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad.

Con todo lo anterior parece que la idea no está aún muy clara. ¿Desarrollar un algoritmo para perfilar a un usuario para posteriormente enviarle información adaptada a su perfil es I+D? ¿Extraer de un modo diferente a lo que existe en el mercado información de un sistema Big Data es Innovación o I+D? ¿Desarrollar una personalización en mi ERP porque el estándar no se adapta a mis necesidades es Innovación?

La frontera entre ambas definiciones es compleja, confusa y muy permeable, así como el límite entre innovación y las posibles acciones que se están realizando periódicamente en las empresas y que no son conferidas de la importancia necesaria para ser definidas como innovación y sin embargo lo está siendo, perdiendo la posibilidad de obtener una financiación de las más ventajosas del mercado y unas ventajas fiscales importantes.

¿Quieres ejemplos prácticos que nos ayuden a entender esta diferencia? Síguenos leyendo en nuestro blog.

(R)